Sígueme en tu e-mail ;) (Escribe tu e-mail aquí abajo)

lunes, 30 de mayo de 2011




Si alguna vez me ves llorar,
no me intentes consolar,
pues tú eres la razón,
por la que estalló mi corazón.

Toda la ilusión,
de pronto desapareció.
Y en un lago helado,
mi corazón se ahogó.

Miles de lágrimas,
mis ojos derramaron.
Y en mi roto corazón,
las puertas para siempre se cerraron.

Tu corazón y el mío chocaron.
Se rompieron, y los trozos se mezclaron.

Confundimos aquello con amor,
indudablemente, fue un error.

No hay comentarios:

Publicar un comentario